Diversidad Sexual y discriminación. Hacia la igualdad

divorcio contencioso causales

La sociedad argentina avanza ciertamente hacia el reconocimiento de la igualdad, de los derechos a la diversidad sexual, igualdad de oportunidades , igualdad de trato, plena integración y plena ciudadanía para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans.  El camino hacia la no-discriminación se ha comenzado a recorrer con pasos seguros, al menos desde la legislación y desde los fallos judiciales.

No es un camino fácil pues Argentina tiene raíces judeocristianas y patriarcales; las leyes se encuentran dictadas en el seno de una sociedad patriarcal y heterosexual, en donde la homosexualidad fue concebida como  un vicio, luego como una enfermedad, una cuestión de herencia o un problema de salud.

En la idiosincracia argentina todos estos conceptos subyacen al momento de «diferenciar» o «distinguir» o «separar» por apartar a otro ser humano del resto.

Resulta curioso que si bien nuestro Código Civil reconoce como «persona a todo ente con rasgos de humanidad» y de esta forma le atribuye derechos, es decir lo considera «sujeto de derechos» desde la misma concepción en el seno materno;  luego esa misma sociedad, cuando «aquel sujeto de derechos» toma una orientación sexual a la que se considera «diferente» resulta «vaciado» en sus derechos, no en tanto lagunas legales sino en las conductas sociales.

La diversidad sexual comprende no solamente la esfera privada de las personas sino su entorno e inserción social, cultural, familiar y laboral.

En el aspecto laboral, sin lugar a dudas, han resultado separados de sus empleos al conocerse su inclinación sexual, y en el la búsqueda de empleo son posteados en las últimas posiciones, por lo que el acceso al trabajo les resulta aún más dificultoso que al resto.

En la ciudad de Rosario, basándose en la experiencias de Suiza y España se llevan acabo actividades tendientes a la sensibilización y capacitación en relación a la diversidad sexual dirigida a empresas, sindicatos, al ámbito social, municipal y otras organizaciones sociales.

En realidad sólo se trata de reafirmar derechos que tienen todas las personas pero sin embargo aparecen «abolidos socialmente» respecto de alguna parte de la sociedad.

Por lo que el objetivo es predisponer los medios legales y judiciales para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de todas las personas, de todos los géneros; que en realidad no es más que un sólo género: EL GÉNERO HUMANO.

También te puede interesar:

  1. Cambio de nombre / cambio de sexualidad
  2. Travesti demanda a empleador por discriminación/ Diversidad Sexual/ Sociedad.
  3. Discrimimación de la mujer
  4. Deficientes mentales ¿incapaces de amar? Derecho al matrimonio

 

Ir arriba