Derechos y Deberes de los cónyuges

A la luz de la normativa vigente que prevé el divorcio incausado, los deberes de los cónyuges pueden clasificarse en deberes morales y deberes jurídicos. En tanto los primeros no acarrean, ante su incumplimiento, consecuencias jurídicas del tipo sancionatorios (desaparece el divorcio sanción), mientras que los segundos -deberes jurídicos- sí generan consecuencias jurídicas y sanciones.

Entonces, podemos clasificar los deberes de los cónyuges de la siguiente manera:

Deberes morales (Art. 431 del CCC):

  • Deber de Cooperación
  • Deber de fidelidad
  • Deber de asistencia moral

Deberes jurídicos (Arts. 432, 433 y 434 del CCC)

  • Deber de Alimentos.

En cuanto a los deberes morales, expresamente el CCC ordena:
“Art. 431.- Asistencia. Los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común basado en la cooperación, la convivencia y el deber moral de fidelidad. Deben prestarse asistencia mutua.”

Entonces, en el CCC una de las modificaciones sustanciales se vincula a los derechos y deberes que derivan de la celebración del matrimonio. Se regulan sólo los deberes y derechos estrictamente jurídicos, es decir, aquellos que cuyo incumplimiento genere consecuencias en ese plano. Los derechos y deberes de carácter moral o éticos quedan reservados al ámbito privado.

Este punto de partida no significa desconocer el alto valor axiológico del deber de fidelidad o el de cohabitación; sólo se trata de que al receptarse un régimen incausado de divorcio, el incumplimiento de estos derechos y deberes no generan consecuencias jurídicas; por eso no se los regula.