Divorcio en Argentina

Divorcio en Argentina

Divorcio en Argentina

El divorcio es la separación de dos personas que se encontraban unidas en matrimonio, por sentencia judicial.

Es la forma como La Ley da respuesta a un conflicto, fracaso o perturbación matrimonial.

Separación y divorcio vincular

Tanto la acción de separación personal como la de divorcio constituyen un derecho personalisímo de los cónyuges, el efecto común de ambas acciones es el cese del deber de cohabitación, es decir que cada cónyuge fijará nueva residencia.

Además de ésto, la separación y el divorcio, disuelven la sociedad conyugal de pleno derecho con efecto retroactivo al día de la notificación de la demanda.

El divorcio y la separación hallan las siguientes diferencias:

* La separación produce el estado de separado, el divorcio en cambio producirá el estado de “divorciado” y con ello, el divorciado o divorciada recuperará su aptitud nupcial. Es decir que en el caso de la separación matrimonial, con la sentencia:  se interrumpe la cohabitación pero no se disuelve el vínculo Cesará también la vocación sucesoria entre los cónyuges.

* Para iniciar la separación personal bastarán dos (2) años desde el matrimonio, en cambio para la acción de divorcio deberán haber transcurridos tres (3) años desde la fecha de celebración del matrimonio.

* El divorcio vincular (divorcio ad vinculum) restablece la aptitud nupcial, agotada con la celebración del matrimonio, permitiendo un nuevo casamiento y engendrar hijos que serán legítimos. No así la separación personal o divorcio no vincular, en el cual el cónyuge no readquiere la aptitud nupcial.

* Para los cónyuges separados cesará el deber de cohabitación, se limitará la asistencia familiar, ambos cónyuges deberán contribuir al mantenimiento de los hijos en proporción a su fortuna.

En definitiva, la legislación se ciñe a delinear normativamente la nueva situación, regulando los distintos tipos de divorcio,  desde que resulta extraño al Derecho cualquier intento de solución del conflicto mismo que ha generado el fracaso matrimonial.

Antecedentes históricos del divorcio en Argentina:

Belluscio (1993) reseña que hasta la sanción del Código Civil, el divorcio estuvo regido en nuestro país por la legislación canónica.  El Código no introdujo innovaciones fundamentales, pues continuaron sometidos a la legislación canónica.  En esos casos correspondía a los jueces eclesiásticos entender en las causales de divorcio (art. 201) y a los jueces civiles conocer de todos los efectos civiles del divorcio.

La ley de matrimonio civil adoptó el régimen del divorcio sanción, de tal modo que sólo podía ser decretado judicialmente sobre la base de alguna de las causales determinadas en la ley, las cuales se fundaban exclusivamente en la culpa de uno de los esposos (art. 67)

La reforma introducida por la ley 17.711 en 1968, al admitir en el art. 67 bis, ley matrimonio civil, que el divorcio se decretase a petición conjunta de los esposos cuando existieran causas graves que hiciesen imposible la vida en común, implicó adscribirse al régimen de divorcio remedio, ya que no necesariamente esas causales debieran configurar culpa de alguno de los esposos.

Luego la ley 23.515, de 1987, añadió causa invocadas por uno de los esposos que no necesariamente implican la culpa del otro (art. 203) y la separación de hecho (art. 204) lo que amplía las posibilidades del divorcio remedio. (Manual de Derecho de Familia, Tomo I, Edic. Depalma 1993)

También te puede interesar:

Divorcio Vincular

Divorcio de Común acuerdo

Divorcio por adulterio

Divorcio sin culpa

Efectos patrimoniales del divorcio

Efectos del divorcio respecto de los hijos y tenencia

Divorcio contradictorio y demanda de daños contra el culpable.

Sociedad conyugal/bienes en el matrimonio/familia