Requisitos formales de la demanda civil

Requisitos formales de la demanda civil

Requisitos formales de la demanda civil

Los requisitos de forma de la demanda civil son los siguientes:

  • El nombre, domicilio real y legal, nacionalidad, estado civil, profesión y oficio del demandante  (según el código santafesino)

El Código santafesino exige una mayor cantidad de datos de individualización del demandado, que los exigidos por el Código nacional.

La razón de ser de este requisito es verificar inmediatamente la capacidad procesal o capacidad para ser parte del actor.

La enunciación de estos datos es esencial, en tanto, en el caso de faltarle, la demanda será defectuosa, siendo pasible de la excepción pertinente, nuestros tribunales han dicho que:

Si la demanda carece de lodos los datos personales que se exigen del actor pero ellos obran en el instrumento de poder agregado a los autos deben considerarse cumplidas las exigencias

  • El nombre y domicilio del demandado si se conocieran

De conocerse el nombre exacto, se hará saber éste en el escrito de demanda, de otro modo se indicarán las circunstancias que permitan identificar acabadamente a la persona, así por ejemplo cuando se demanda a “los sucesores de Ruperta García Gonzalez”; se está indicando que serán esos los demandados y no otros distintos, o cuando se demanda al titular registral del automóvil de la siguiente marca, patente, chassi, etc.; se está demandando a una persona determinada, a quien resulte titular registral. Por lo que en estos casos se habrá cumplido con la carga procesal de individualizar al demandado.

No solamente por su nombre y domicilio puede ser identificado el demandado como tal, ya que sin esos datos no se conocen puede lograrse dicha identificación mediante la simple titularidad de una deuda, como ocurre en las obligaciones fiscales que pesan sobre una finca, cuando se demanda a persona incierta “que resulte propietaria del inmueble… (CCCSFe, 25.11.1.5, 1. 8-J/l86).

La utilización de las fórmulas “y” “o”. La posición jurisprudencial

Dado que es de uso y costumbre de la curia interponer demandas utilizando éstas formas disyuntivas, la doctrina judicial se ha expedido sosteniendo lo siguiente:

“La utilización de la fórmula “y/o” es usual en el foro, pero técnicamente incorrecta. Es que se utiliza al mismo tiempo una conjunción copulativa y una disyuntiva, lo cual luce contradictorio, no pudiendo saberse en realidad si se verifica una acumulación pasiva (“y”), o se demanda alternativamente a una u otra persona (“o”). (CAL, Sala III Rosario Fecha: 27/09/2006 Autos: Ferreira, Sabrina L. c/Gallegos, Manuel s/ Cobro de pesos -Reconstrucción).

El juez sólo puede dictar sentencia respecto de las personas que fueron parte en el juicio, es decir, en el caso, que hubieren sido concretamente individualizadas, y ejercido el derecho de defensa, no teniendo facultades para condenar en forma “abierta” v. gr. “a quien resulte titular” extremo que violaría el derecho de raigambre constitucional mencionado, y también el inciso b del art. 97 del Código Procesal Laboral (en igual sentido, inciso 2º, art. 244 del Código Procesal Civil y Comercial).

  • La designación precisa de lo que se demanda y su apreciación pecuniaria. Cuando no fuera posible fijarla con exactitud  se suministrarán los antecedentes que puedan contribuir a su determinación aproximada.

Entonces resulta claro que para no incluir un monto preciso necesita la actora sostener la imposibilidad de hacerlo y aún en este caso la precisión debe existir al suministrar los antecedentes que puedan contribuir a su determinación aproximada. Aquí juega la razonabilidad conjuntamente con las circunstancias del caso.

Cuando el objeto de la demanda es una suma de dinero, guarda relación, por una parte, con el principio de congruencia, puesto que limita los poderes de decisión del juzgador, quien al tiempo de dictar sentencia no podrá exceder ni cualitativa, ni cuantitativamente el objeto de la pretensión, mientras, que, por otras posibilita el adecuado ejercicio del derecho de defensa en juicio de la contraparte, habida cuenta que su omisión impide a esta aceptar o rechazar el reclamo y en su caso, producir la prueba que haga a su derecho.

En los supuestos en que el importe pretendido depende de circunstancias de hecho que habrán de esclarecerse a través de la prueba a producirse, la estimación debe ser formulada en forma provisoria y sin perjuicio de lo que resulta oportunamente de aquélla admitiéndose únicamente el incumplimiento de tal recaudo cuando existe gran dificultad para su determinación, mas no cuando su apreciación es posible.

Por lo tanto es carga procesal ineludible de la actora determinar el monto reclamado, ya sea exactamente o arribando a un cálculo aproximado o bien brindando los elementos necesarios para su determinación.

  • Las cuestiones de hecho y de derecho, separadamente Las primeras serán numeradas y expuestas en forma clara y sintética,omitiéndose todo glose o comentario, los que podrán hacer en la parte general del escrito.

En la demanda se hará una exposición circunstanciada de los hechos, no de cualesquiera hechos, sino de los hechos que fundan la demanda; es por ello que el Código establece que los gloses o los comentarios se realicen aparte.

Estos hechos son los que hicieron nacer la relación jurídica entre las partes así por ejemplo el hecho de que en cierta fecha éstos se constituyeron en locador y locatario respectivamente firmando un contrato de locación y el hecho de que el locador, ahora demandado, en otra fecha posterior deja de abonar los alquileres. Y éste último hecho en el ejemplo, será el que habilita la iniciación del reclamo judicial de cobro de pesos por falta de pago de los alquileres.

Sin lugar a dudas los hechos también acotan o limitan la pretensión, fijan la base de la prueba, en el caso habrá que probar documentalmente el contrato de locación y el demandado podrá probar el pago, si acaso lo hubiera realizado, con la documental de los recibos pertinentes, y consecuentemente determinará lo que se obtendrá con la sentencia, en el ejemplo será la condena a pagar la suma de dinero adeudada o el rechazo de la demanda si acaso se probara que nada debe el demandado.

Recreando aún más el ejemplo, si acaso el locatario hubiera dañado el inmueble, y el actor –locador– nada hubiera dicho en cuanto a los daños en la cosa locada y/o no hubiese acompañado la prueba de fotos, inspecciones u otras para demostrar los daños, de ninguna manera podrá esperar obtener una condena a resarcir los daños.

Además de lo dicho hasta aquí, cabe recordar que serán éstos hechos los que el demandado tendrá como carga, reconocerlos o negarlos.

Es por todo ello que indicamos que se hará una exposición circunstanciada de los hechos, propio del sistema de sustanciación del
proceso.

A estos hechos se los conoce como “causa” de la pretensión pues consiste en la descripción de una situación fáctica que deriva en consecuencias jurídicas determinadas.

Respecto de las cuestiones de derecho, se comprende en éstas a las normas jurídicas invocadas por el actor; sin perjuicio de que la calificación jurídica de la relación litigiosa corresponderá, en definitiva, al juez conforme al principio iura novit curia.

  • La petición en términos claros y precisos

La petición es el fin de la pretensión y será sobre ésta la que deberá expedirse el juez, por ello la exigencia de claridad y precisión. La petición contendrá cual es el pronunciamiento judicial que se persigue, ya sea una sentencia meramente declarativa, declarativa de condena u otras.

Será indicada con precisión, determinada, es decir que si la petición consiste en que se condene a pagar una suma determinada de dinero y nada se dice respecto de los intereses que se devengaren hasta su efectivo pago, de ninguna manera el actor podrá esperar que el demandado –para el caso de que se haga lugar a la demanda–, sea condenado a pagar intereses; sino que simplemente será condenado a pagar capital.