La legítima en el derecho sucesorio argentino

La legítima en el derecho sucesorio argentino

La legítima en el derecho sucesorio argentino

La legítima es la porción indisponible de la herencia. Se trata de una limitación a la libertad de testar y donar. De tal forma que se reserva una porción de la herencia o los bienes en favor de los legitimarios, que en nuestro derecho son los herederos forzosos. A ello llamamos sucesión legítima.

Es decir que, el causante de la sucesión no podrá disponer de la legítima, por actos gratuitos como donación o testamento.

La única forma de que la legítima no sea aplicable es para el caso de que existan causas de desheredación invocadas en el testamento y/o debidamente probadas.

El art. 3600 del código civil reza: “el heredero forzoso, a quien el testador dejase, por cualquier título, menos de la legítima, sólo podrá pedir su complemento”

El heredero legitimario goza de una especial protección contra los actos gratuitos del causante que podrían reducir el mínimo asegurado por la ley. Esta protección tiene lugar cuando, calculando los bienes quedados por muerte del testador y sumándole los donados, resulta dañado en su porcentaje de legítima a causa de la donación, que excede, por su excesivo monto, de la cuota de libre disposición.

Por último, la idea de legítima lleva consigo la existencia de una porción disponible. Dicha porción, llamada también “de libre disposición”,corresponde a la parte de que el testador puede disponer aun cuando hay legitimarios.

En nuestro derecho, dada la poca libertad que se le concede al testador, la libre disposición se limita al quinto del haber hereditario cuando hay hijos (art. 3593 del código civil). La porción disponible puede alcanzar, como máximo, a la mitad de la herencia (art. 3595 del código civil).
Y como es lógico cuando no hay legitimarios toda la herencia es disponible

También te puede interesar:

Declaratoria de Herederos

Sucesiones por tracto abreviado

La Sucesión en Argentina