Licencias pagas por enfermedad

Licencias pagas por enfermedad

La licencia por enfermedad que reconoce la ley de contrato de trabajo es la correspondiente a enfermedades inculpables; es decir por enfermedades que no tienen relación causal con el trabajo, como gripe u otras enfermedades infecciosas.

La ley también preveé las mismas licencias para el trabajador en el caso de los accidentes inculpables así como por ejemplo un accidente de tránsito en un día feriado.

En cada caso de accidente o enfermedad inculpable que le impida la prestación del servicio, el trabajador tendrá derecho a percibir su remuneración, por ello se le llaman vulgarmente: licencias pagas por enfermedad.  Por los siguientes períodos:

Para el trabajador sin cargas de familia:

“…durante un período de tres (3) meses, si su antigüedad en el servicio fuere menor de cinco (5) años y de seis (6) meses si fuera mayor… (art. 208 LCT)

Para el trabajador con cargas de familia:

“…tuviere carga de familia…los períodos durante los cuales tendrá derecho a percibir su remuneración se extenderá a seis (6) y doce (12) meses respectivamente, si su antigüedad fuese inferior o superior a cinco (5) años…”

Deber de Avisar:

El pago de la remuneración correspondiente está supeditado al cumplimiento, por parte del trabajador, salvo casos de fuerza mayor, de la obligación:

“…de dar aviso de la enfermedad o accidente y del lugar en que se encuentra, en el transcurso de la primera jornada de trabajo respecto de la cual estuviere imposibilitado de concurrir por alguna de esas causas…salvo que la existencia de la enfermedad o accidente, teniendo en consideración su carácter y gravedad, resulte luego inequívocadamente acreditada”  (art. 209 LCT)

La falta de aviso determina la pérdida del ingreso por los días pertinentes hasta que éste se efectúe y sin perjuicio de poder constituir a la vez “incumplimiento grave” a los deberes laborales sancionable por el empleador.

Durante el tiempo que dure la enfermedad el empleador tiene el derecho de someter al trabajador al control un médico por él asignado.  El trabajador se halla obligado a permitir el reconocimiento, pero no a seguir la terapéutica que éste pudiera aconsejar, ya que para ello se puede hacer atender por su propio médico de confianza.

Deber de conservación del empleo:

Vencidos los plazos que otorga la ley por enfermedad:

“…si el trabajador no estuviera en condiciones de volver al empleo, el empleador deberá conservárselo durante el plazo de una año”.  (art. 211 LCT)

Durante este año el empleador no está obligado a pagar al trabajador ninguna remuneración.

Para saber más:

  1. Preaviso del trabajador y preaviso por despido
  2. Indemnización por antigüedad, trabajador despedido.
  3. Los costos empresarios, una mirada desde Argentina